El mantenimiento de coche preventivo es sinónimo de seguridad

Homologa los elementos en tu taller en Bilbao - Grupo Sanimotor

El verano está en pleno apogeo y, con él, llega la tan esperada Operación Salida. Sin embargo, esta temporada también trae consigo un aumento en los accidentes de tráfico debido al incremento de vehículos en las carreteras. Aunque las estadísticas revelan una disminución en el número de siniestros año tras año, es crucial crear conciencia sobre la eficacia del mantenimiento preventivo del vehículo para evitar posibles accidentes. CETRAA, la Confederación Española de Talleres, alienta a los conductores a someter sus vehículos a revisiones antes de emprender sus desplazamientos de verano, contribuyendo así a la seguridad vial.

La importancia del mantenimiento preventivo del vehículo

El mantenimiento preventivo del coche es fundamental para garantizar la seguridad en las carreteras. Según un informe de AECA-ITV y la DGT, aproximadamente el 30% de los vehículos involucrados en accidentes de tráfico con víctimas presentaban algún tipo de defecto. Esto subraya la estrecha relación que existe entre el estado del vehículo y su seguridad.

Los beneficios del mantenimiento preventivo

Neumáticos en buen estado: Aunque los neumáticos tengan un buen dibujo, si tienen más de 10 años, su fiabilidad puede verse comprometida, especialmente en desplazamientos largos. Reemplazarlos en caso necesario es vital para mantener un agarre adecuado en la carretera.

Frenos efectivos: Es importante cambiar el líquido de frenos cada cierto tiempo y realizar un «sangrado» completo del sistema para mantener su efectividad. Altas temperaturas y un uso excesivo pueden afectar el sistema de frenado, por lo que un mantenimiento adecuado es esencial.

Circuitos refrigerantes y manguitos: Verificar que no haya pérdidas en los manguitos del circuito refrigerante y utilizar el tipo de líquido recomendado por el fabricante ayuda a prevenir problemas de sobrecalentamiento del motor.

Comprobación de la batería: Realizar un chequeo periódico del estado de la batería, especialmente después de 3 a 4 años desde su instalación, asegura su buen funcionamiento y evita fallos inesperados.

Filtro de polen o habitáculo: Sustituir el filtro según las indicaciones del fabricante ayuda a mantener un habitáculo libre de gases tóxicos, especialmente en situaciones de retención.

Amortiguadores en buen estado: Revisar regularmente los amortiguadores y mantenerlos en óptimas condiciones es vital para garantizar la estabilidad, maniobrabilidad y capacidad de frenado del vehículo.

Dos consejos importantes para este verano

Vehículos diésel y el filtro de partículas DPF: Para evitar incendios, se recomienda no aparcar vehículos diésel con filtro de partículas sobre pastos o hierbas secas durante la regeneración del filtro, ya que el escape alcanza temperaturas muy elevadas.

Sistema Start-Stop en situaciones de retención: Si el vehículo cuenta con este sistema y se encuentra en un atasco, se sugiere desconectarlo, especialmente si el aire acondicionado está en funcionamiento, para evitar sobrecargas en la batería y un desgaste excesivo del motor de arranque.

El mantenimiento preventivo del coche es una inversión en seguridad vial. CETRAA hace un llamado a los conductores a participar en la «cultura del mantenimiento preventivo» y realizar las revisiones recomendadas por el fabricante en talleres legalmente establecidos. Mantener el vehículo en buen estado reduce la probabilidad de accidentes y evita reparaciones costosas. Recordemos que un coche bien mantenido es sinónimo de seguridad en las carreteras.

Ponte en contacto con nosotros

Tanto si tienes alguna duda, o si necesitas una cita en alguno de nuestros talleres, escribenos y estaremos encantados de atenderte.

3 + 2 =