Los Inyectores, El Motor Consejo

30 abril, 2018
MotorConsejo Inyecctores

Los Inyectores, El Motor Consejo

Grupo Sanimotor, Servicio de Confianza

MotorConsejo Inyecctores. Esta semana en el #MotorConsejo, LOS INYECTORES, ya que un 6% de las averías más caras y complejas que puede sufrir nuestro vehículo están relacionadas con un fallo en los inyectores.

Los inyectores son, como su nombre indica, la pieza clave del sistema de inyección. Se encargan de enviar la cantidad necesaria de combustible en cada situación, según lo requiera el motor. Trabajan a presiones muy elevadas y de forma muy similar tanto si el vehículo tiene un motor diesel como uno gasolina, pese a que estos últimos tienen un precio bastante más económico.

El 14% de las averías más complejas en las que puede verse implicado nuestro automóvil será a causa de un fallo en el sistema de inyección del motor, pero solo un 6% está directamente relacionado con una avería en los inyectores. Un porcentaje afortunadamente bajo ya que es una de las reparaciones con coste más elevado a las que podemos enfrentarnos.

El propio desgaste natural de los inyectores producido por el uso cotidiano del vehículo, es una de las causas más frecuentes relacionada con las averías del sistema de inyección. En este caso, no queda más remedio que sustituir los inyectores por unos nuevos. De media, el precio por inyector oscila entre los 250 € para un inyector gasolina y los 500 € para uno diésel, a lo que habría que sumar la mano de obra, que para eso te aconsejamos utilizar nuestros servicios, 43€/h. Si tienes un Opel infórmate aquí, con descuento HASTA 34,40€/h

MotorConsejo Inyecctores. Mantener en buen estado los inyectores

En MotorConsejo Inyectores, hemos recopilado una serie de consejos que os ayuden a mejorar el estado del sistema de inyección:

– Usar aditivos químicos de limpieza de inyectores: Muchas marcas de combustible directamente incluyen un porcentaje de aditivos de esta clase en su carburante ayudando a eliminar las impurezas que pueden obstruir los inyectores. Adicionalmente, podéis encontrar en el mercado una amplia variedad de estos productos que se añaden sencillamente al combustible para proteger el sistema de inyección.

– No repostar hasta que pase una hora del llenado de surtidores: En teoría, ninguna gasolinera puede vender combustible hasta que pase ese plazo, pero no siempre lo cumplen. Los camiones cisterna recargan con potencia haciendo que todos los sedimentos que almacena el surtidor suban y puedan entrar en tu depósito de combustible.

– No apurar la reserva de tu vehículo: Exactamente por la misma razón anterior, los posos que se almacenan abajo no es conveniente que lleguen a la cámara de combustión. Forzarán la bomba y atrancarán los inyectores con mayor facilidad.

Cuidado con el biodiesel: Este tipo de carburante absorbe agua y humedad que puede acelerar la oxidación y  corrosión de los componentes. Con frecuencia además presentan hongos o bacterias que obstruyen y deterioran el sistema de inyección.

– Cambiar el filtro de combustible cuando proceda: es el encargado de mantener a raya las impurezas y de retener el agua que hay en el carburante. Es mucho más económico sustituirlo periódicamente cuando está sucio (al menos cada 30.000 kilómetros) que reparar los inyectores.

– Controlar las revoluciones: Circulando por encima de las 2.000 rpm generamos más carbonilla, provocamos más vibraciones y desgastes prematuros de los elementos que forman el sistema inyector.

– Limpiar los inyectores: Cuando detectemos que puedan estar funcionando de forma incorrecta, es importante proceder a limpiarlos antes de que la obstrucción vaya a mayores.

Tipos de Limpieza de Inyectores

– Limpieza con aditivos: Consiste en añadir al depósito de combustible líquidos limpiadores que destapan los inyectores. Es el método más económico y sencillo de usar, pero no todos los fabricantes están de acuerdo con su uso debido a la agresividad de las sustancias químicas que llevan que a largo plazo puede acabar por deteriorarlos.

– Limpieza por barrido: Se acopla un estanque con el líquido de limpieza al vehículo, y se le hace funcionar el motor para que esta solución circule por el riel de combustible hasta que se agota la botella. Como el limpiador no se diluye, es más potente que los aditivos, pero también hay un mayor riesgo de dañar los inyectores en el proceso.

– Limpieza por ultrasonido: En este método, se extraen los inyectores para colocarlos en un banco de pruebas donde se van lavando y se mide la resistencia, estanqueidad, el patrón de pulverización y el caudal. Es el modo más eficaz ya que te permite corregir de forma individual el defecto de cada inyector, y antes de reinstalarlos los sellos y juntas que se colocan, son nuevos. La mayor desventaja, además del coste, es que temporalmente no dispones del vehículo, ya que los inyectores son retirados y enviados al laboratorio.

En el caso de los inyectores presenten desgaste u obstrucción, notaremos que nuestro vehículo da tirones durante la marcha, puede llegar a pararse o desprender olores que podríamos asociar al combustible sin quemar.

Sin embargo, si el origen de la avería en los inyectores tiene que ver con que alguno de los elementos del sistema se ha quedado permanentemente abierto, percibiremos fácilmente la expulsión de humo negro a través del tubo de escape y encontraremos las bujías mojadas.

Cuando sospechemos que pueden estar fallando los inyectores de nuestro vehículo,  lo más recomendable es acudir a nuestro taller de confianza.